LIBRO / Elogio de la ZAD : La comuna vuelve

Nueva compañera de lucha cartonera, en este caso un libro : una caja de herramientas y un espejo para verse: “Elogio de la ZAD y otros textos sobre lo comunal” (Pensaré Cartoneras, 2016)

 

La ZAD, cerca de Nantes (Francia), un ejemplo de resistencia vinculada a la tierra. Una forma de vida, otra forma de mundo. 134 páginas que alternan textos de reflexión alrededor del tema de la construcción de bienes y organizaciones comunales en una Europa cada vez más en guerra civil. También : comunicados, cronología, un reportaje de Desinformémonos.org sobre la situación. En este caso, acompañado de la genial colaboración gráfica de la ilustradora valenciana Eixa es Isa (parte del colectivo  Fent la mà). Disponible desde marzo de 2016. Las traducciones corren principalmente a cargo del blog Artillería Inmanente. Sigamos, leer, vincular, construir. ¡Gracias por estar aquí!

 

TAPA  ZAD 0.5 ALARGADA + ISA_01

 

Prólogo por Colectivo Pensaré

ZAD PROPONIENDO UN MUNDO

La idea de la modernidad, asociada al despojo de las formas de vida inscritas en una tierra. La posibilidad de estar en todas partes, sin estar en ninguna parte. Todo ello construido en las sociedades modernas a través de las infraestructuras, de los muros extensivos, de la ciudad y sus redes de abastecimiento. La humanidad sentada sobre un lugar, sembrado el asfalto como si la tierra no hablara y marcara ritmos.

Tenemos esta situación y pequeñas resistencias al capitalismo. En Europa, donde se impone cada vez más la economía financiera y la deuda como una forma mortal de vivir, existen también territorios que resisten sembrándose en la tierra. Desde las metrópoli, estos entramados socioeconómicos que estructuran el territorio, se alzan voces y formas de organizarse que dice una vez más : No pasarán. Con ello empiezan a construir y pensar un nuevo mundo.

Este es el caso de la ZAD, en Nantes (Francia).

La ZAD es un ejemplo en Francia, por eso hemos querido dedicarle un elogio. Pensarla desde allá mismo para traducirla para un nosotras más allá de la nueva moda del ECO-turbocapital o del “irse a vivir al campo”. Aquí se trata de empezar a recuperar la tierra. Desmentir los informes técnicos ecológicos elaborados por expertos corruptos, de volver a preguntarse por qué querríamos un aeropuerto más en un territorio ya ultraconectado por el bien de las empresas, de investigar y experimentar formas de organización comunal, de oponerse a los grandes proyectos innecesarios que han protagonizado los últimos 50 años de la Unión Europea. Proyectos que son la propuesta estrella y la forma principal con la que ha extendido sus tentáculos una forma nefasta y neoliberal de entender la unión de las gentes europeas.

De la ZAD, la MAT en Girona, el No-TAV con las repúblicas libres en el Valle de Susa, la ZAL en València, Hambach en Alemania o la oposición a los cementerios nucleares poco se habla. Menos recordamos como sociedad y se ejerce muy poca resistencia. Nosotras tenemos la oportunidad de hablar de este poder burocrático que nos arrasa con siglas y nombrarlo a nuestra manera. Cambiar el significado de la ZAD (Zone d’Aménagement Différé o Zona de Acondicionamiento Diferido) hacia el de Zona a Defender / Zona de Autonomía Definitiva.

La propuesta de muerte del capitalismo contemporáneo podríamos nombrarla como acumulación por desposesión o guerra -constante- de despojo. Frente a ello, aquí se expone un espejo de resistencia por la vida donde se reconocen los vínculos humanos intergeneracionales entre campesinos, políticos, okupas o ambientalistas para generar otro mundo posible siempre en camino. Es en estos lugares alejados del centro donde se puede existir y donde se ve también la lucha más descarnada de un sistema por legitimarse.

El grupo GIIP (Contra los grandes proyectos inútiles impuestos, según sus siglas en inglés) ha querido dar visibilidad y generar espacios de reunión alrededor de estas experiencias aún minoritarias, pero no menos éticamente urgentes. La ceguera y la sordera son un problema generalizado en las sociedades occidentalizadas. Pareciera que nos es muy difícil sentir, estar abiertas y reconocer el valor de la tierra, de los privilegios que nos señalan lxs otrxs, de las tradiciones, del conocimiento de nuestros pueblos. Pareciera que estuviera en nuestra propia configuración como organización social. Hemos olvidado habitar, vincularnos al territorio y las personas. El sistema de muerte del capitalismo funciona mejor así. No podemos permitirlo como tampoco lo permiten las compañeras en muchos otros puntos del globo: los 31 espejos contra el despojo que identificó el Congreso Nacional Indígena en México, las luchas en la Amazonía boliviana y ecuatoriana, la resistencia de los pueblos mapuche contra las hidroeléctricas o la lucha infinita de las comunidades africanas contra colonizaciones de todo tipo.

Estas luchas nos abrazan en una extraña Internacional.

 

 

De la Obra Gráfica Brutal de Eixa es Isa ( http://eixaesisa.tumblr.com/)

INVITACIÓN

 

 

Elogio de la ZAD y otros textos sobre lo comunal (Pensaré Cartoneras, 2016)

 Libro Libre (en PDF)

 

Aquí un texto hermano publicado desde la ZAD y traducido al castellano, inglés, etc.

Listo para descarga : https://constellations.boum.org/spip.php?article127

 

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s